Salmos 13
Salmo 30
ESTUDIOS BIBLICOS
Salmo 2
Salmos 22, 23 y 24
LA FE ES EL CENTRO EN LA VIDA DEL CRISTIANO FIEL
Cree en el Señor Jesucristo...
SILENCIO DE LA MUJER
LA NAVIDAD
LA ORACIÓN
EL DIEZMO
LOS APOSTOLES
¡Cristianos, ¡Cristianos solamente!
¿POR QUÉ EL BAUTISMO DE INFANTES?
EL MATRIMONIO, DIVORCIO Y SEGUNDAS NUPCIAS
¿Cómo Se Reconocía La Iglesia En El Siglo I?
El ESPÍRITU SANTO
ESPIRITU SANTO
Salmo 2

El Reino del Ungido del Señor
Muchos de los salmos contienen referencias a Cristo, escritas mil años antes de Su venida. Salmos que no son aplicables a otra persona que no fuese Cristo mismo.

Algunas expresiones escritas en los salmos parecen referirse a David de una forma incompleta y secundaria, pero cuyo evidente propósito divino fue el referirse al Hijo Ungido del Señor: Jesucristo mismo.

El segundo salmo encontrado en éste libro es justamente un salmo al que llamaríamos mesiánico, ya que se refiere a la persona de Cristo profetizada, en éste caso, en el año 1047 antes de Cristo, en donde se señala la deidad y el reino universal del Ungido del Señor.

Por lo tanto, debemos comprender que éste salmo es netamente dirigido al Salvador, en donde tenemos a Cristo rechazado por los judíos y gentiles, pero establecido como rey en Sion, y declarado Hijo de Dios, teniendo la tierra como posesión suya y juzgando a sus enemigos las naciones.
1. Cristo rechazado por los judíos y los gentiles.
Los primeros tres versículos de éste salmo mesiánico encontramos una alusión directa a lo ocurrido en tiempos en que el Cristo era rechazado. Podemos entender mayormente éste punto citando y leyendo Hechos 4:25-25 donde con anterioridad Pedro y Juan son amenazados, después de un milagro, a no hablar mas de las maravillas de Cristo.

Posteriormente unánimes alzan la voz, y citan en el versículos veinticinco diciendo ellos "el que por el Espíritu Santo, por boca de nuestro padre David, tu siervo, dijiste.." por lo tanto, notamos aquí que las palabras escritas en los primeros tres versículos del Salmo 2 son dichas proféticamente por David, inspirado por el Espíritu Santo. Los santos que se encontraban en nuestro texto en Hechos ven claramente el cumplimento de éste suceso, ya que tanto Herodes como Poncio Pilato, juntamente con los gentiles y los pueblos de Israel, estaban dispuesto a estorbar la obra del Ungido de Dios (vers. 27, 28).

Todos estos gobernadores tramaron unidos cosas vanas en contra del Ungido de Dios. Pero recordemos que de nada les sirvió, ya que el Ungido resucito al tercer día, y los apóstoles y discípulos de Cristo permanecieron en la Iglesia de Dios a pesar de tantas persecuciones. Por eso el Espíritu Santo señala de manera clara cosas vanas, creando cosas que no prevalecen y que mueren frente al poder del Salvador y de Su Palabra.

2. Cristo establecido como Rey en Sión
Ya en los versículos cuatro y cinco vemos como el Señor se ríe en contra de los que están tramando cosas vanas. Así lo vuelve a señalar Salmos 37:12,13 donde explica el por qué se ríe: porque ve que su día se acerca.

El Señor nota que vendrá el castigos sobre los malos en Su mano. Puede venir éste castigo en tierra o fuera de ella después de la muerte (el Castigo Eterno). De cualquier manera, serán duramente reprendidos y castigado por la eternidad. Esta misma alusión se encuentra en Salmos 59:1-8 donde también concluye de la misma manera: "Mas tu, oh Señor, te ríes de ellos; te burlas de todas las naciones" versículo ocho.

Concluimos esta parte con el versículo seis que dice "Pero yo he consagrado a mi Rey sobre Sion, mi santo monte". Aquí encontramos que el Ungido de Dios, Cristo, es puesto como Rey en Sión. Recordemos los versículos de Hechos 2:36 en éste maravilloso discurso de Pedro como introducción a la Iglesia del primer siglo, recordándonos a todos las vanas cosas tramadas por todos y, que en conclusión, de nada sirvieron y el Padre puso a su Hijo como Señor y Cristo. De esto se esta hablando aquí en Salmos 2, el Cristo hecho Rey por su Padre.

Recordemos que Sion es una de las colinas sobre las que se eleva Jerusalén. El nombre de Sion (Zi´un) figura por primera vez en el AT para designar una fortaleza jebusea situada sobre esta eminencia. David se apoderó de ella, y le dio el nombre de "Ciudad de David" (2 Samuel 5:7; 1Crónicas 11:5). Allí llevó el arca. Desde entonces el monte fue considerado santo (2 S. 6:10-12). Salomón puso el arca en el Templo que hizo construir sobre el monte Moriah (1 R. 8:1; 2 Cr.3:1; 5:2). Después de la construcción del monte Moriah y del transporte del arca a ese lugar, el nombre de Sion vino también a designar al Templo (Isaias 8:18; 18:7; 24:23; Joel 3:17; Miqueas 4:7).

Por lo tanto, cuando entendemos que el Padre puso a su Hijo sobre Sion, esto simboliza más que un monte: lo puso sobre el Templo que, para los judíos y debido a su arrogancia, el Salvador no podía estar. Pero Dios habla, y esa es la ley.

3. Cristo declarado el Hijo de Dios
Encontramos en los versículos de siete al nueve las palabras del propio Jesús, que refiere sus palabras a los que el Padre le dijo a El. Vemos aquí que el Padre engendró a su Hijo y le dio poder a El sobre toda la tierra. Esto es lo que le señala Jesús a sus discípulos antes de partir en uno de los pasajes, entre los que podemos citar Mateo 28:18 sin ir mas lejos. El poder de Jesús se hace presente a través de todas las Escrituras, no solamente cuando vence la muerte en el NT. Vemos aquí, en éste libro del AT, el mejor espejo de lo que es el corazón del Hijo de Dios.

Notemos el poder del Reinado del Salvador en estos versículos: figuras como "vara de hierro" son muy nombradas en el AT para denotar el poder con que riguiría la tierra el Salvador. Esta misma expresión aparece en Apocalipsis 12:5 ; 19:15, símbolo que denota control absoluto sobre el enemigo (véase Isaias 11:4).

Otro de los simbolismos aquí señalados es el "vaso de alfarero". Estos artesanos hacen girar la rueda con la que trabajan con sus pies, y con sus manos le imprimen forma a la vasija. Éstas vasijas son sumamente frágiles. Así es como el Señor someterá a sus enemigos; los desmenuzará como vasija de alfarero (Is. 30:14). No olvidar que éste simbolismo también es ocupado como una hermosa ilustración del poder de Dios como Creador, ya que el alfarero moldea con sus manos un hermoso trabajo. También es referido acerca de Israel (Jer. 18:1-6). Es también ilustrativo en la soberanía de Dios (Rom 9:20,21).

4. Cristo como el poseedor de la tierra y de todo juicio.
Ya en los últimos versículos Cristo está en gloria, gobierna la tierra y nos reclama obediencia y reverencia por su calidad de Rey.

Es tiempo (como dice el versículo diez) que los reyes muestren discernimiento y obren con cordura y que estén dispuesto a recibir amonestaciones debidas, ya que el Hijo puede derramar su ira contra los que no le obedecen y pueden perecer en el camino.

Encontramos aquí una recomendación no solamente para el pueblo de Israel, sinó que también para nosotros "Adorad al Señor con reverencia, y alegraos con temblor". Otro ejemplo que debemos seguir es el de Salmos 119:119,120 que es tener miedo del juicio de Dios. Ahora el Salvador se encuentra en la diestra del Padre, y están listo para que en el día final ellos juzguen a la tierra y la mano poderosa del Redentor caiga sobre los malos. Por eso bienaventurados son todos los que en El se refugian vers. doce y final.

(Por Jeff Michell R.)