Salmos 13
Salmo 30
ESTUDIOS BIBLICOS
Salmo 2
Salmos 22, 23 y 24
LA FE ES EL CENTRO EN LA VIDA DEL CRISTIANO FIEL
Cree en el Señor Jesucristo...
SILENCIO DE LA MUJER
LA NAVIDAD
LA ORACIÓN
EL DIEZMO
LOS APOSTOLES
¡Cristianos, ¡Cristianos solamente!
¿POR QUÉ EL BAUTISMO DE INFANTES?
EL MATRIMONIO, DIVORCIO Y SEGUNDAS NUPCIAS
¿Cómo Se Reconocía La Iglesia En El Siglo I?
El ESPÍRITU SANTO
ESPIRITU SANTO
LA ORACIÓN

Introducción:

1. En una ocasión los apóstoles vinieron a Jesús pidiéndole, “Señor, enséñanos a orar ...” (Lucas 11:1).
2. Hoy día, nosotros, como los hombres de Lucas 11:1, deberíamos sentir una urgente necesidad de aprender más acerca de la oración.

¿Qué Es La Oración?

A. Básicamente, la oración es comunicación. Es el medio de comunicación del hombre con Dios (Filipenses 4:6; 1 Timoteo 2:1).
B. La Palabra de Dios es el medio de comunicación de Dios con el hombre (Romanos 1:16-17).
C. La oración, en su definición más sencilla, es el deseo sincero del alma expresado a Dios.

Condiciones de la Oración Aceptable.

A. No es la oración en sí lo que es aceptable a Dios, sino la oración ofrecida acorde al orden divino.
B. Jesús enseñó que Dios debe ser adorado “en espíritu y en verdad” (Juan 4:24).
C. Las condiciones de la oración aceptable incluye:
1. Sinceridad (Mateo 6:5).
2. Humildad (Lucas 18:10-14; Santiago 4:6,10).
3. Devoción (Santiago 5:17; Colosenses 4:12).
4. Persistencia (Lucas 11:5-8; 18:1-8).
5. Vigilancia (Marcos 14:38; Lucas 21:36; Marcos 13:33; Colosenses 4:2; Efesios 6:18).
6. Consideración de los demás (Es absurdo para uno ofrecer una oración pública que no pueda ser entendida por los demás; 1 Corintios 14:15; Mateo 6:7-8).
7. Vivir piadoso (1 Juan 3:21-22; Proverbios 15:29; Juan 15:7).
8. Abnegación (Mateo 16:24; Tito 2:12).
9. En concordancia con la Voluntad de Dios (1 Juan 5:14-15; Mateo 16:10;1 Juan 3:21-22).
10. En el nombre de Cristo (Colosenses 3:7; Juan 14:13-14; 16:23).
11. Fe (Mateo 21:22; Marcos 11:24).

Elementos de la Oración Aceptable.

A. Adoración y alabanza (Mateo 6:9; Isaías 6:3; Hechos 2:47; Hebreos 13:15-16).
B. Suplicas – primariamente una necesidad, luego un pedir (Hechos 1:14; Efesios 6:18; Filipenses 4:6; 1 Timoteo 2:1; 5:5).
C. Intercesión – primariamente denota una petición en beneficio de otro (Romanos 8:26-27,34; Hebreos 7:25; 1 Timoteo 2:1). Nótese algunas de las clases de hombres especiales por quienes deberíamos orar: (1) los líderes seculares (1 Timoteo 2:2); (2) todos los Cristianos (Efesios 6:18); (3) los líderes espirituales y los proclamadores de la Palabra (Romanos 15:30; 1Tesalonicenses 5:25); (4) los afligidos físicamente (Santiago 5:16); (5) los no salvos (Romanos 10:1), y (6) nuestros enemigos (Mateo 5:43-45).
D. Dando gracias – la expresión de agradecimiento (Hechos 2:43; 1 Corintios 14:16; 2 Corintios 4:15; 9:11-12; Filipenses 4:6; Colosenses 2:7; 4:2; 1Tesalonicenses 3:9; 1 Timoteo 2:1; 4:3; 4:4). Podemos agradecer a Dios por las siguientes bendiciones diarias: (1) el sostenimiento físico (Mateo 6:11), (2) el cuidado y protección providencial (Romanos 8:28), (3) los compañeros Cristianos (1 Corintios 1.4), y (4) nuestras bendiciones futuras (Filipenses 4:6).
E. Confesión – la admisión de nuestras faltas (Lucas 15:21; 1 Juan 1:9).
F. Petición – buscando, pidiendo (1 Juan 5:15; Para pedir, véase Efesios 3:20; Colosenses 1:9; Santiago 1:5-6; 1 Juan 3:22; 5:14-16).

I. JESÚS, NUESTRO EJEMPLO EN LA ORACIÓN

Consideraremos la importancia que tiene la oración en nuestras vidas como cristianos y siervos de Dios, por medio del ejemplo que nos dejó nuestro maestro Cristo, a quien nosotros debemos seguir e imitar (1 Pedro 2: 21 “Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas;”

Si el propio Hijo de Dios, el Creador y Sustentador del universo, sintió la necesidad de hablar con Su Padre diariamente, entonces cuánto más nosotros debemos sentir la misma necesidad.

La oración dominaba la vida del maestro
A. La oración llegó a ser un hábito invencible en la vida de Jesús. En los cuatro evangelios su costumbre de hablar con Dios se menciona más de 20 veces.
B. Como judío, Jesús posiblemente seguía la antigua costumbre de orar tres veces al día. Los judíos solían orar por la mañana, a la hora del sacrificio (a mediodía)y cuando se ponía el sol. (Compárense Daniel 6:10;Salmo 55:17.)
1. Al parecer, los cristianos judíos del primer siglo seguían esta práctica, Hechos 3:1;10:9.

C. Si escudriñamos las Escrituras acerca de Jesús con relación a la oración, conoceremos que...
1. Oró incesantemente: Muy de mañana (Marcos 1:35)
2. Durante el día (Mateo 1 5:361 Juan 11:41, 42)
3. Y durante la noche (Mateo 14:23)
4. En todo lugar-, en el monte (Marcos 6:46)
5. En lugares desiertos (Lucas 5: 1 6)
6. En la ciudad (Mateo 26:26-29)
7. En la cruz (Lucas 23:34, 46)

D. En las Escrituras encontramos que comenzó su ministerio con una oración (Lucas 3:21-23) y que lo termina orando (Lucas 23:46)

E. Así que Jesús es nuestro ejemplo en la oración, y debemos de imitarlo. Veamos algunas de las oraciones de Jesús.
Privadas.
1. "Se fue a un lugar desierto" (Marcos 1:35, Lucas 5:16)
2. "Subió al monte a orar aparte" (Mateo 14:23)
3. "Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro" (Mateo 26:36)
4. 'Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando" (Mateo 26:39)
5. Él mismo vivió lo que enseñó en Mateo 6:6 de orar en privado.

Públicas. No sólo oraba cuando estaba solo sino también con otros.
12. "Tomó a Pedro, a Juan y a Jacob, y subió al monte a orar" (Lucas 9:28,29)
13. "Yo sabía que siempre me oyes, pero lo dije por causa de la multitud" (Juan 11:41, 42)
14. Bendijo (dio gracias)antes de alimentar a los 5,000,Mateo 14:19;Juan 6:11.Hizo lo mismo antes de dar de comer a los 4,000,Mateo 15:36; Marcos 8:6,7.En este último pasaje oró dos veces: la primera vez dio gracias por los siete panes y la segunda por los peces.
15. Oró ante las personas que se afligían por la muerte de Lázaro, Juan 11:41,42.
16. Oró ante la gente al enterarse que unos griegos le buscaban, Juan.12:27,28.
17. También oraba aparte con los discípulos, Lucas 9:18.

Largas.
1. "Pasó la noche orando a Dios" (Lucas 6:12). El habría de seleccionar a sus apóstoles al día siguiente, En verdad que Él no usó de vanas repeticiones, ya que Él mismo las reprobó (Mateo 6:7-8) Las largas oraciones pueden revelar nuestra cercanía con Dios, cuando no consisten en mera palabrería sin sustancia alguna.

Cortas.
1. "Padre mío, sí es posible, pase de mí esta copa" pero no sea como yo quiero sino como tú" (Mateo 26:39, 42, 44). Dentro de un momento llegaría Judas con la turba para prenderle.
2. "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lucas 23:46). Justamente antes de partir de esta tierra. Fueron oraciones cortas pero de gran profundidad y contenido.

Petitorias.
1. “¿Y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora ?” (Juan 12:2 7)
2. "Pero yo he rogado por ti" (Lucas 22:31-32)
3. "Le fueron presentados unos niños ... y orase'” (Mateo 19:13)
4. "Padre. perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lucas 23:34)
5. En Juan 17:1-5-1 Jesús oró por sí mismo, por sus apóstoles (versos 6-19), y por los que serían convertidos por los apóstoles (versos 20-26)
6. ¿Aprovechamos la oración para interceder por nuestros hermanos, amigos y enemigos?

De satisfacción (agradecimiento)
1. "Y tomando los siete panes y los peces, dio gracias" (Mateo 15:36)
2. "Padre, gracias te doy por haberme oído " (Juan 11:41-42)
3. Por los planes de Dios, de preferir a los humildes y sinceros en lugar de los que se consideran sabios y entendidos (Mateo 11:25-26

De sumisión (obediencia)
1. "Padre, si quieres, pasa de mí esta copa, pero no se haga mí voluntad, sino la tuya' (Lucas 22:42)
2. "Ofreciendo ruego y súplicas con gran clamor y lágrimas" (Hebreos 5:7)

Para demostrar Su dependencia de Dios.
1. Antes de elegir a los 12,Lucas 6:12,13.
2. Antes de hacer un milagro, Marcos 7:31-37.(Compárese Marco 9:29.)
3. Antes de morir por el hombre pecador, Juan 12:24,27,28;Hebreos 5:7;Mateo 27:46; Lucas 23:46.
4. ¿Oramos a Dios para demostrar que dependemos de Él y no de nosotros mismos?


II. COMO DEBEMOS PEDIR

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Mateo 7:7

¿Promete Jesús que todos los que piden recibirán incondicionalmente lo que piden? Desde luego que no, hay varios requisitos para que nuestra oración sea aceptable ante los Ojos de Dios, deben ser genuinas.

Si oramos sin esperar respuesta, como si fuese un simple ritual, no obtendremos respuesta. Jesús dijo “...porque todo aquel que pide recibe”. El quiere saber lo que uno quiere específicamente. Solo así el se lo dará. Jesús insiste en que aprovechemos este gran privilegio que es la oración, medio por la cual podemos hablar directamente con nuestro Padre. Aquí en este pasaje Jesús no dice que debemos "rezar", sino dice: "pedid". Hay mucha diferencia entre el rezar y el orar. No hay virtud alguna en recitar o leer oraciones. Lo que agrada a Dios es el pedir, buscar y llamar.

"Pedid ... buscad ... llamad". Debemos llevar todo problema a Dios en oración.

El "pedir" implica la humildad y sinceridad. Implica comunión con Dios, porque pedimos como hijos de Dios y El nos oye y ayuda como nuestro Padre.

Si estamos resueltos a hacer la voluntad de Dios (vs.2l), si estamos resueltos a cooperar con la oración (poner nuestra parte), y si comprendemos que urgentemente necesitamos de la ayuda de Dios, El nos oirá, pero existen ciertas condiciones para que Dios conteste nuestras oraciones.

“Pedid, y se os dará” ¿Qué implica la palabra "Pedid"?

1. Pedir:
Pedir implica que somos dependientes de Dios, que estamos necesitados de sus bendiciones y favores. "Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia" (Prov. 3:5).

Todas nuestras peticiones deben ser genuinas delante de Dios, no vagas y sin metas precisas. Si oramos sin esperar respuesta, como si fuese un simple ritual, no obtendremos respuesta. Jesús dice "Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá". El quiere saber lo que uno quiere y pide específicamente. Sólo así el se lo podrá dar. Esto es lo que significa ”buscad” y “llamad".Si su padre le pide cierta medicina, usted va a la farmacia y pide el medicamento exacto. Entonces si no hemos recibido algo de Dios es porque no pedimos específicamente, y el obstáculo está de nuestro lado y no en el lado de Dios.

Debemos aprender a orar con un objetivo concreto “No tenéis porque no pedís” (Santiago 4:2)

2. No pedir mal:
Es la segunda condición cuando oramos, y es que no debemos pedir mal "Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites". El egoísmo destruye la eficacia de la oración.

Pedir mal significa solicitar mas de lo que uno necesita o puede contener. Si uno se halla en una necesidad seria esta bien que pida a Dios que la resuelva, pero si no tiene ninguna necesidad, y pide cosas a Dios, esta pidiendo mal. Solo se debe pedir de acuerdo con la capacidad de cada uno.

3. Quitar de en medio los pecados
¿Cómo podemos presentarnos delante de él si no estamos limpios y santificados? Leamos lo que dice el Salmo 66:18 “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado”. Muchos no reciben respuestas a sus oraciones porque algún pecado se interpone entre Dios y ellos.
Si una persona esta conciente de ciertos pecados, y no está dispuesta a dejarlos entonces Dios no contestara las oraciones que le haga.

En Proverbios 28:13 dice: “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”. Uno debe confesar y arrepentirse de sus pecados y ser librados de ellos.

4. Creer
La condición indispensable para que nuestra oración halle respuesta es la fe. "Pero pida con fe, no dudando nada" (Santiago 1:5). Sin la fe nuestra oración es ineficaz.

En nuestras Biblias podemos leer en Marcos 11:24 que Jesus dice: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá”. En el original griego dice: “Por esto digo os, todo cuanto oráis y pedís, creed que (lo) habéis recibido, y lo tendréis”. No dice “creed que lo recibiréis” (futuro), sino que “(lo) habéis recibido” (presente), o sea “Todo lo que pedimos en oración debemos creer que lo hemos recibido ya, y lo tendremos”.

Creer es tener la certeza de que Dios ya respondió nuestra oración y no la convicción de que Dios responderá nuestra oración.

En el evangelio de Marcos encontramos algunos ejemplos de fe. Podemos ver en el tres expresiones que aluden de modo especial a la oración.

a. El poder del Señor: Dios puede.
En Marcos 9:21-23 se e el caso de un padre que intercede por su hijo enfermo, quien le dice al Señor Jesús: “si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos”. Jesús le dijo: “Si puedes creer, al que cree todo le es posible”. Como podemos observar el asunto no dependía de si el Señor podía, sino si de si el hombre creía.
Cuando el hombre esta en dificultades , duda mucho y se le hace difícil creer en el poder de Dios. Nuestro Señor Jesucristo reprendió al hombre por dudar del poder de Dios. Los hijos de Dios cuando oran deberían decir “¡Señor, tu puedes!”. Recordemos que para Dios todo es posible.

b. La voluntad de Dios: Dios quiere
Observemos en Marcos 1:41 cuando Jesús le dice a un leproso: “Quiero se limpio”. Aquí nos planteamos el siguiente interrogante que es: si Dios desea hacer algo, no si Él puede.
La primer pregunta que nos debemos hacer es ¿si Dios puede?, y la segunda es ¿si Dios quiere?
En este caso, el Señor Jesús, lleno de compasión, tocó al leproso (recordemos que la lepra era una enfermedad inmunda según la ley de Moisés) y lo sanó.
“Dios puede” y también “Dios quiere”.

c. La acción del Señor: Dios la realizó.
En Marcos 11:24 dice que Dios ya efectuó algo. La fe no es creer que Dios puede hacer algo, y que lo hará, sino que es creer que el ya lo hizo. Cuando la fe es perfecta, no solo dirá “Dios puede” y “Dios quiere”, sino también “Dios ya lo hizo”.

5. Perseverar en el pedir.
Cuando oramos debemos perseverar y no desmayar (Lucas 18:1). Algunas oraciones requieren perseverancia, podríamos decir “hasta que agote al Señor y lo obligue a contestar”.

Muchas oraciones son oraciones sin sustancia. Una persona puede orar por uno o dos días, pero después de tres meses se olvida por completo del asunto; otros piden algo por una vez, y no lo solicitan por segunda vez, lo cual muestra que no están interesados en recibir lo que piden. Una persona orara persistentemente sólo si tiene una verdadera necesidad, y solo cuando es presionado por las circunstancias difíciles. En tales casos esas personas perseverara por mucho tiempo, y no dejara de orar. Tal vez le dirá: ¡Señor no dejare de orar hasta que me respondas!

1 Juan 3:22, "Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él". 1 Juan 5:14, "Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye